Menu

Arcangel Miguel

junio 7, 2019 - Volver a noticias
Arcangel Miguel

Su nombre significa: «¿Quién como Dios?».


Es uno de los siete arcángeles, en el judaísmo, el cristianismo, y el islam. Figura como el jefe de los ángeles y el ángel guardián de Israel. Está entre los cuatro cuyos nombres aparecen en la Biblia, el arcángel por excelencia. Su culto es muy difuso a nivel popular: muchísimas son las localidades en Europa, como Alemania, que han elegido a Miguel como santo patrón, innumerables son las representaciones artísticas, las iglesias. A menudo El Arcángel es representado sobre las agujas de los campanarios, ya que guarda de las Iglesias contra el mal. Son numerosos los santuarios y ermitas dedicados al santo ángel en todo el mundo cristiano.

En Constantinopla tenía un templo dedicado a su nombre según tradición, Miguel había curado milagrosamente al emperador Constantino.

El emperador Costantino a partir del 313 le tributó un culto intenso. Carlomagno, por otra parte, le dedicó el Sagrado Romano Imperio, imitado luego de los soberanos franceses que, hasta Luis XIII, le dedicaron su reino. Rara y misteriosa es la línea recta que se enlaza entre los principales lugares de culto dedicados a Miguel, todos erigidos sobre los restos de antiguos templos paganos, en lugares dónde de algún modo se ha manifestado su presencia. Tal línea, trazada partiendo del Monte Carmelo, Palestina, para acabar sobre el Monte de San Miguel, Inglaterra sur oriental, pasa sobre Delos, Del phi, Monte Sant’Angelo (Gargano), Sagrada de San Miguel, Valsusa y Mont Saint Michel, Francia Norte oriental, imponiéndose a la atención de los estudiosos de esoterismo.

En la tradición hebrea es símbolo de la protección divina sobre el pueblo de Israel (Ángel protector de Israel Daniel 10, 13 y 21;y 12, 1).

“Estalló entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles pelearon contra el Dragón y el Dragón y sus ángeles pelearon, pero no prevalecieron, ni fue hallado más el lugar de ellos en el cielo .y fue arrojado el gran Dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él” (Apocalipsis). “Ví luego un ángel que bajó del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en mano. Agarró al dragón, la serpiente — es decir el diablo -y lo encadenó por mil años; lo echó en el abismo y selló la puerta, para que ya no sedujera las naciones, hasta el cumplimiento de los mil años” (Apocalipsis).